Comisión Europea c. República Federal de Alemania (C-142/16) (Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas, Sala Segunda) (26 de abril de 2017)

Comisión Europea c. República Federal de Alemania, Caso C 142/16 (26 de abril de 2017) Corte de justicia europea

 

Los funcionarios alemanes autorizaron la construcción de la central eléctrica de carbón de Moorburg en el puerto de Hamburgo a lo largo del río Elba. El río sirve como ruta migratoria para los peces enumerados en el Anexo II de la Directiva de Hábitats de la Unión Europea (UE).

 

Antes de la aprobación, los proponentes del proyecto llevaron a cabo una evaluación de impacto ambiental (EIA) que concluyó que el proyecto sería compatible con los objetivos de conservación de las áreas aguas arriba de Natura 2000 en vista de los compromisos del proponente del proyecto de, entre otras cosas, construir escaleras para peces y monitorear su eficacia. Las escaleras para peces estaban destinadas a compensar los peces que morirían durante el funcionamiento del mecanismo de enfriamiento de la planta de energía de Moorburg, que extraería una cantidad considerable de agua del río Elba.

 

La Comisión presentó quejas contra Alemania alegando violaciones de la Directiva de Hábitats de la UE en el contexto de la autorización.

 

En su decisión, el Tribunal Europeo reiteró que las autoridades nacionales pueden autorizar una actividad sujeta a evaluación sólo si se han asegurado de que la actividad no afectará negativamente a la integridad del lugar protegido, en este caso las áreas Natura 2000 ubicadas aguas arriba de la propuesta planta de energía. Párr. 33. Esta evaluación debe incluir la evaluación de las medidas de protección incluidas en el proyecto de construcción. Párr. 34.

 

El Tribunal Europeo determinó que Alemania había incumplido la Directiva porque la evaluación de impacto ambiental no contenía datos definitivos sobre la eficacia del uso de la escalera para peces y se limitó a afirmar que su eficacia sólo podría confirmarse tras varios años de seguimiento. Párr. 36-37. En otras palabras, los funcionarios no podían garantizar más allá de toda duda razonable que la escalera para peces, junto con otras medidas de mitigación, no afectaría adversamente la integridad de las especies de peces protegidas. Párr. 38.

 

En segundo lugar, el Tribunal constató que Alemania violó la Directiva al no tener en cuenta los efectos acumulativos de la central eléctrica de carbón propuesta junto con los de una central eléctrica de almacenamiento por bombeo aguas arriba. El Tribunal explicó que Alemania debería haber evaluado si tales efectos acumulativos afectarían negativamente a las especies de peces protegidas. Párr. 61-63. Sin embargo, Alemania no estaba obligada a evaluar los efectos acumulativos de un futuro proyecto hidroeléctrico de pasada que no tenía perspectivas de obtener los permisos pertinentes, ya que no constituía “otro proyecto” con arreglo a la Directiva. Párr. 64-67.

 

El Tribunal ordenó a las partes que asuman sus propios costos.

 

Explicación detallada:

 

La Comisión Europea solicitó al Tribunal de Justicia Europeo (TJE) que declarara que, al autorizar la construcción de una central eléctrica de carbón en Moorburg, sin realizar una evaluación de impacto ambiental adecuada (EIA o evaluación de impacto), Alemania no cumplió con sus obligaciones de conformidad con el artículo 6(3 y 4), de la Directiva 92/43 / CEE del Consejo sobre la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres (en lo sucesivo, «Directiva de hábitats»). La Comisión alegó que la EIA de la planta de Moorburg concluyó erróneamente que no habría efectos adversos sobre la integridad de las áreas protegidas de Natura 2000 aguas arriba porque la EIA no proporcionó datos suficientes para garantizar la eficacia de la escala de peces como medida de mitigación asegurando que la planta (más específicamente, su mecanismo de enfriamiento, que extraería grandes cantidades de agua del río) no afectaría negativamente a la integridad de las áreas protegidas de Natura 2000 aguas arriba y, en segundo lugar, no tuvo en cuenta los efectos acumulativos con otros proyectos relevantes.

 

El TJE decidió que Alemania no cumplió con sus obligaciones bajo la segunda frase del Artículo 6 (3) de la Directiva de Hábitats al autorizar la construcción de la planta de carbón de Moorburg sobre la base de una EIA que concluyó que no habría efectos adversos sobre la integridad de las zonas Natura 2000 sin pruebas suficientes para garantizar más allá de toda duda razonable la eficacia de la escala de peces. El TJE explicó que el criterio de autorización en la segunda frase del Artículo 6 (3) de la Directiva de Hábitats integra el principio de precaución:

 

El mecanismo de enfriamiento de la planta de Moorburg probablemente tenga un efecto significativo en determinadas especies de peces enumeradas en el anexo II de la Directiva sobre hábitats y protegidas en las zonas Natura 2000 en cuestión.

 

La evaluación de impacto realizada por las autoridades alemanas mostró que la muerte de peces pertenecientes a tres especies enumeradas en el anexo II de la Directiva sobre hábitats, debido a que la planta de Moorburg extrae agua de refrigeración de su corredor migratorio, afectaría a la reproducción de esas especies en las áreas protegidas pertinentes ...

...

Las autoridades nacionales competentes pueden autorizar una actividad sujeta a evaluación sólo si se han asegurado de que no afectará negativamente a la integridad del sitio protegido. Esto es así cuando no hay duda razonable desde un punto de vista científico sobre la ausencia de tales efectos adversos.

 

Para garantizar que la construcción de la central de Moorburg no afectara negativamente a la integridad de las zonas Natura 2000 afectadas, era responsabilidad de las autoridades alemanas tener en cuenta las medidas de protección incluidas en dicho proyecto de construcción. A este respecto, según reiterada jurisprudencia, la aplicación del principio de cautela en el contexto de la aplicación del artículo 6(3), de la Directiva sobre hábitats exige que la autoridad nacional competente tenga en cuenta, entre otras cosas, las medidas de protección que constituyen parte de ese proyecto para evitar o reducir cualquier efecto adverso directo en el sitio, y garantizar que no afecte negativamente la integridad del sitio protegido.

 

En el presente caso, del expediente presentado ante la Corte se desprende que, además de otras medidas destinadas a prevenir los efectos negativos de la extracción de agua del río, como la instalación de un sistema de trampa y camión y la reducción de la actividad de la planta cuando los niveles de oxígeno caen por debajo de un punto crítico para los peces, se instaló una escalera para peces junto al vertedero de Geesthacht.

 

Esa escalera de peces estaba destinada a aumentar las poblaciones de peces migratorios al permitir que esas especies lleguen a sus áreas de reproducción, a lo largo de los tramos medios y altos del Elba, más rápidamente. Se esperaba que el aumento de las poblaciones de esta manera compensara la muerte de peces cerca de la planta de Moorburg, de modo que los objetivos de conservación de las áreas Natura 2000 aguas arriba de la planta no se vieran afectados significativamente.

 

Sin embargo, está claro que la evaluación de impacto en sí no contenía datos definitivos sobre la eficacia de la escala de peces y se limitó a afirmar que su eficacia sólo podría confirmarse tras varios años de seguimiento.

 

Por tanto, debe considerarse que, en el momento de la concesión de la autorización, la escala de pesca, aunque tenía por objeto reducir los efectos directos significativos en las zonas Natura 2000 situadas aguas arriba de la central de Moorburg, no podía garantizar más allá de toda duda razonable, conjuntamente con las demás medidas contempladas en el apartado 35 de la presente sentencia, que dicha instalación no afecte negativamente a la integridad del lugar, en el sentido del artículo 6(3) de la Directiva sobre hábitats.

...

 

El criterio de autorización establecido en la segunda frase del apartado 3 del artículo 6 de la Directiva sobre hábitats integra el principio de precaución y permite prevenir eficazmente efectos adversos sobre la integridad de los espacios protegidos como resultado de planes o proyectos. Un criterio de autorización menos estricto que el controvertido no podría garantizar de forma tan eficaz el cumplimiento del objetivo de protección del lugar previsto en dicha disposición.

 

Párr. 30-40 (se omiten las citas internas).

 

El TJE decidió que Alemania tampoco cumplió sus obligaciones bajo la segunda frase del artículo 6 (3) de la Directiva de Hábitats al autorizar la construcción de la planta de carbón de Moorburg sobre la base de una EIA que no evaluó los efectos acumulativos resultantes de la Planta de Moorburg junto con la central de almacenamiento por bombeo de Geesthacht:

 

En virtud del artículo 6(3), de la Directiva sobre hábitats, las autoridades nacionales deben tener en cuenta, al evaluar los efectos acumulativos, todos los proyectos que, en combinación con el proyecto para el que se solicita la autorización, puedan tener un efecto significativo en un lugar protegido a la luz de los objetivos perseguidos por dicha Directiva, incluso cuando dichos proyectos precedan a la fecha de transposición de dicha Directiva.

 

Proyectos que, como la central de almacenamiento por bombeo de Geesthacht, pueden causar, como resultado de su combinación con el proyecto al que se refiere la evaluación de impacto, un deterioro o perturbación que probablemente afecte a los peces migratorios presentes en el río y, en consecuencia, resulte en el deterioro del lugar en cuestión a la luz de los objetivos perseguidos por la Directiva Hábitats, no debe excluirse de la evaluación de impacto requerida por el artículo 6(3) de la Directiva Hábitats.

 

De las consideraciones anteriores se desprende que, al no evaluar adecuadamente los efectos acumulativos resultantes de la central de Moorburg junto con la central de almacenamiento por bombeo de Geesthacht, la República Federal de Alemania no ha cumplido sus obligaciones en virtud del artículo 6(3), de la la Directiva de Hábitats.

 

Párr. 61-63.

 

El TJE enfatizó la aplicabilidad de la Directiva de Hábitats a pesar de la distancia entre la central de carbón de Moorburg y las áreas Natura 2000 en cuestión protegidas por esa Directiva:

 

Cabe señalar de entrada que el hecho de que el proyecto al que se refiere la evaluación medioambiental impugnada no esté situado en las zonas Natura 2000 en cuestión, sino a una distancia considerable de ellas, aguas arriba del Elba, no excluye en modo alguno la posibilidad de aplicabilidad de los requisitos establecidos en el artículo 6(3) de la Directiva sobre hábitats. De la redacción de dicha disposición se desprende claramente que «cualquier plan o proyecto que no esté directamente relacionado con la gestión del lugar o que sea necesario para ella, pero que pueda tener un efecto significativo en él» está sujeto al mecanismo de protección medioambiental que prescribe.

 

Párr. 29.

Los archivos adjuntos: 
Fecha del Recurso: 
2017