M.P. Patil v. Union of India

M.P. Patil v. Union of India, Appeal No. 12/2012 (March 13, 2014)
National Green Tribunal

Un ciudadano local impugnó la autoridad ambiental otorgada por el Ministerio de Medio Ambiente y Bosques que aprobó una súper central eléctrica de energía térmica 3x800MW en el Distrito de Bijapur, Karnataka.

Entre las alegaciones planteadas por el apelante (NTPC), él afirmó que mientras el proponente del proyecto buscaba la autoridad, éste declaró al Ministerio que la tierra donde se ubicaría la central eléctrica era “estéril y rocosa”.  Además, la evaluación de impacto ambiental no acató los términos de referencia y no divulgó la información clave sobre los impactos ambientales y sociales del proyecto.   Por último, el plan de rehabilitación y reasentamiento (R&R) no se hiso público con antelación a las audiencias públicas, lo cual privó al público en general de una oportunidad de expresar sus perspectivas sobre el plan.  Párrafo 9.

En cuanto al carácter de la tierra a ser adquirida para el proyecto, el Tribunal falló que se había dado la “ocultación deliberada” de los hechos subyacentes a la afirmación del Ministro y de la empresa energética que la tierra era estéril.  Imágenes satelitales y otras pruebas indicaron que se utilizaba la tierra para diversas actividades agrícolas.  Párrafo 32.  “Un escrutinio de las imágenes satelitales anexadas por el Consultor EIA al Informe EIA registrado, no apoya la aseveración de NTPC que la mayoría del área del proyecto es estéril.  Además, los documentos sobre ingresos, junto con las fotografías del área aportadas al expediente por el apelante, claramente indican que el área en cuestión consta en su mayoría de tierra agrícola.  Por lo tanto, la alegación hecha por NTPC en su solicitud [de autoridad ambiental] para el proyecto, es decir que “la mayoría del área es estéril”, claramente indica que NTPC engañó al EAC [Comité Experto]”.  Párrafo 38.

El Tribunal explicó la importancia de los planes de R&R, declarando: “El concepto del desarrollo sostenible, implica impulsar un equilibro entre el medio ambiente de un lado y el desarrollo del otro.  Una de las facetas esenciales de este abordaje que busca el equilibrio, es el descubrir el impacto del desarrollo en la civilización, particularmente en cuanto a los seres humanos.  Si como resultado del establecimiento y operación de cualquier proyecto, se espera adquirir una gran extensión de tierra que pertenece a una gran cantidad de gente, y es probable que esa gente será desplazada de una manera u otra de sus sustentos, el plan de R&R sería uno de los aspectos más pertinentes a ser considerado por el EAC”.  Párrafo 42.  El Tribunal falló que no se había elaborado un plan de R&R antes de la autorización ambiental, aunque se incluye como un requisito en los términos de referencia.  Párrafo 58.

El Tribunal criticó la evaluación en la EIA de los posibles impactos en la calidad del aire, señalando que las estaciones de monitoreo del aire no se habían colocado en los lugares apropiados (p.ej., en la dirección del viento del sitio propuesto para el proyecto).

Además, el Tribunal incluyó una discusión de los principios del desarrollo sostenible.  Declaró: “Si bien se permite el desarrollo industrial, se debe tener precaución que dicho desarrollo no altere la ecología y el medio ambiente del área en cuestión.  Además, el desarrollo infraestructural no debe perjudicar las actividades económicas y otras relacionadas al sustento de la comunidad afectada, a efectos de dificultar su sustento y dejarles incapaces de ser reasentados”.  Párrafo 74.  También afirmó: “Hasta cierto punto, existe un derecho al desarrollo.  Sin embargo, aun este derecho no se encuentra libre de restricciones y reglamentos.  No es un derecho sin trabas, como para pasar completamente por alto los temas ambientales.  Si bien el desarrollo se puede realizar para satisfacer las necesidades de una sociedad en vías de desarrollo, tiene que ser reglamentado para así satisfacer el requisito de preservar y nutrir los recursos naturales, que son los activos verdaderos de la sociedad”.  Párrafo 76.

Por último, el Tribunal falló que los procedimientos para la participación pública eran insuficientes.  Falló que “un plan de R&R adecuado no era disponible en el momento de la audiencia pública.  A la vez, las otras objeciones enunciadas en la audiencia pública no fueron respondidas correctamente durante la audiencia pública”.  Párrafo 86.  El Ministerio y la empresa energética, intentaron desviar dicha crítica, afirmando que los(as) aldeanos(as) preocupados(as) no habían presentado ninguna información científica para fundamentar sus comentarios y preocupaciones acerca del proyecto.  El Tribunal rechazó dicha posición: “La responsabilidad no es de los(as) objetores(as) de evidenciar sus objeciones guiando las pruebas científicas en esa etapa.  Es la obligación de EAC de examinar el mérito de las objeciones planteadas y las consecuencias de las mismas.  De hecho, era el deber del [proponente del proyecto] de demostrar que los distintos temores de los(as) objetores(as) no eran bien fundamentados, y que es probable que el proyecto no generará daños ambientales ni causará la privación de los sustentos e ingresos de las personas afectadas por el proyecto.  La responsabilidad recae directamente sobre el [proponente del proyecto] de llevar a cabo el establecimiento y la operación del proyecto, dentro del ámbito del desarrollo sostenible equilibrado”.  Párrafo 87.

Los archivos adjuntos: 
Fecha del Recurso: 
Monday, August 11, 2014
Países y Regiones: 
Tipo de recurso: